Odio dignissimos blanditiis qui deleni atque corrupti.

Begin typing your search above and press return to search. Press Esc to cancel.
  /  Acquisitions   /  La fusión de Wallapop y Letgo, contada por sus fundadores

La fusión de Wallapop y Letgo, contada por sus fundadores

wallapop letgo “Lo veo de puta madre. Ha sido un éxito y esto será el inicio de algo más poderoso”. El que habla al otro lado del teléfono es Agustín Gómez, consejero delegado en Wallapop y posiblemente uno de los CEOs españoles con menos presencia en los medios, al menos cuando dicha presencia se mide en relación al tamaño de la criatura.

Wallapop, entre rondas de financiación anunciadas y otras que parece que nunca lo serán, ha levantado entre $100 y $150 millones de financiación de numerosos fondos de capital riesgo (Fidelity, Northzone, Vostok New Ventures, Accel Partners, Insight Venture Partners, Bonsai Venture Capital, etc) y ha conseguido instalarse no solo en el móvil de millones de usuarios a ambos lados del atlántico, sino también en la mente de muchos consumidores (tecnológicos o no), traspasando lo que muchos llaman el umbral del mainstream.


Aunque nacida en Barcelona en el seno de Antai Venture Builder, con Miguel Vicente (Letsbonus) y Gerard Olive (Berepublic) como socios fundadores y compañeros de viaje, Wallapop se marcó como objetivo la conquista del mercado estadounidense de clasificados casi desde un principio; el más lucrativo a nivel mundial y uno que desde hace más de una década está dominado por la (no tan) bella y bestia, Craigslist.

No era la primera vez que alguien lo hacía, pero puede decirse que Wallapop fue una de las empresas más efectivas a la hora de aplicar una capa de geolocalización al sector de los clasificados en el móvil.

Ayudados por múltiples campañas de televisión -Agustín afirmó en su momento que Wallapop era una startup “TV driven”– y con un foco casi exclusivo en el crecimiento de usuarios -el modelo de negocio o la monetización de Wallapop nunca fue el foco de la empresa, al menos públicamente no lo fue hasta hace muy poco-, Wallapop consiguió conquistar la psique de muchos usuarios y crecer. Y crecer.

La fusión ‘sorpresa’: Wallapop y Letgo

Pero cuando Agustín dice que lo ve de puta madre no se refiere al crecimiento de Wallapop en Estados Unidos, la gran apuesta de la compañía, sino a la recientemente anunciada fusión de su negocio americano con Letgo y a la posterior inyección de $100 millones.

Letgo es, con todo el cariño del mundo, un clon que Alec Oxenford y Jordi Castello crearon a pocas calles de la sede de Wallapop en la ciudad condal.

“Alec y yo creamos Letgo en 2014 con $500.000. Le propusimos la idea a Naspers y ellos metieron $10 millones más. Así comenzó todo”, cuenta Jordi Castello desde Singapur, donde vive con su mujer y sus hijos.

Naspers es el gigante online sudafricano con una capitalización bursátil de $50.000 millones y principal inversor en OLX, una de las empresas de clasificados más importantes a nivel mundial fundada por, entre otros, Alec y Jordi, y el gran bastón en el que se ha apoyado Letgo desde sus comienzos.

“Después de crear Letgo le propusimos la idea a Naspers, que inyectó $10 millones en la compañía y poco más tarde otros $100 millones”, explica Jordi.

Desde entonces, ambas empresas han batallado en Estados Unidos por liderar el mercado y por superar a otros competidores como OfferUp, Close5 (propiedad de eBay) o Craigslist.

Uno gasta mejor que dos

Pero la ventaja con la que partía Wallapop fue puesta en entredicho con la millonaria entrada de Letgo en el mercado, y a partir de ahí se ha gastado mucho dinero.

Jordi y Alec lo saben bien, ya que algo similar vivieron con OLX en Brasil e Indonesia. Después de años peleando con Schibsted, el otro gran gigante de los clasificados de origen noruego, ambas empresas decidieron crear una joint venture para operar de forma más eficiente en esos mercados.

Y algo parecido ha ocurrido ahora.

“Para nosotros esto ha sido un éxito total, sobre todo si tenemos en cuenta cómo están los mercados. Es muy jodido conseguir pasta ahora mismo”, comenta Agustín, aclarando poco después que hace escasos meses Wallapop estaba inmersa en una ronda “gordísima con un inversor estratégico”. “Pero, pensamos, ¿por qué no hacerlo con Naspers?”.

La versión de Jordi es un tanto diferente, sobre todo al dejar entrever que el movimiento podría venir impulsado por los inversores de Wallapop. Sin embargo, añade, “tanto Naspers como Wallapop y sus inversores entienden que para el futuro de ambas compañías una alianza puede ser estratégica”.

“Naspers quiere las compañías para tenerlas bajo su paraguas y no para venderlas, que es lo que suelen buscar la mayoría de inversores de capital riesgo cuando entran en el capital de las compañías”, matiza.

No parece descabellado pensar, entonces, que los inversores de Wallapop pensasen que podría resultar demasiado caro competir en un mercado así, viendo la fusión como la solución más lógica para todas las partes.

La fusión e inyección de $100 millones por parte de Naspers y algunos inversores en Wallapop coincide, además, con la apertura de la primera oficina de Naspers en EEUU y el lanzamiento de Naspers Ventures, un fondo de inversión de capital riesgo con “una cifra muy grande de inversión comprometida”, afirma Jordi.

La operación se produce pocos meses después de que Fabrice Grinda, cofundador de OLX, entrase en el capital de Wallapop tras la compra de Sell It, una startup muy similar con sede en Nueva York.

Blanco y en botella, que podrían pensar algunos.

Fusión o compra, según como se vea

La fusión de Wallapop y Letgo solo afecta al negocio americano de ambas compañías. Estados Unidos ha sido el foco de Letgo desde sus inicios -en Turquía parece haber encontrado un filón-, mientras que Wallapop es la app de segunda mano por antonomasia en España y tiene también una relativa presencia en otros países. Sin embargo, lo anunciado la semana pasada solo afecta a la parte americana de Wallapop. “Esto es una fusión, y nosotros aportaremos el equipo, la tecnología y la marca. Letgo tiene el control de la sociedad y también el control del consejo de administración”, explica Jordi.

Un despistado (o no) podría pensar que se trata entonces de una operación de compra.

“Hemos creado una nueva entidad, una joint venture. Wallapop y sus inversores poseen aproximadamente la mitad de la jv y Letgo/Naspers la otra mitad”, dice Agustín. “El acuerdo dice que Wallapop es propietaria de una parte de Letgo y ahí se acaba la historia, al menos en cuanto a tecnicismos. En plan informal, hay muy buena relación entre ambas empresas y estamos viendo cómo formalizar nuevos pasos para hacer cosas nuevas. En la parte americana estaremos muy involucrados, pero ellos llevarán la operativa”.

Vista la nueva situación y la retirada de Wallapop del mercado americano, cabe preguntase cuál será el objetivo del equipo de 88 personas que Wallapop tiene en estos momentos, casi todos en Barcelona. Al fin y al cabo, Estados Unidos era su apuesta principal hasta ahora. La respuesta es que la empresa continuará con su expansión internacional, centrándose principalmente en Europa y Asia, mientras que consolida su posición en España.

“Nosotros seguimos siendo plenamente independientes y nos vamos a seguir centrando en nuestros países”, afirma Agustín. “Somos 88, y lo bueno de nuestra organización es que no estamos orientados ‘a país’, sino que es una organización transversal, por lo que esto no afecta demasiado a la empresa”.

¿Se llevarán bien cuando toque trabajar juntos?

“Me parece que son una empresa con una energía enorme, que viene de muy abajo y con muchísima hambre. Muy hábiles en todo lo que han hecho y que encajan perfectamente en nuestra cultura. Creo que va a ir muy bien, soy una persona muy positiva por naturaleza”, responde Jordi.

“Los dos equipos nos llevamos muy bien, trabajamos muy a gusto y seguro que lo acabamos replicando, incluso fuera de Estados Unidos”, apunta Agustín. “Yo soy un piloto, y si no llevas el coche, no es lo mismo. Pero dado el escenario y que hace falta una inyección mil millonaria para conquistar un mercado como el americano, estamos super satisfechos”.

A la hora de marcarse un próximo objetivo, los dos, con sus estilos diferentes, lo tienen claro. “Fundirnos a OfferUp”, afirma Agustín. “Esto acaba de empezar. Queda un camino muy duro y tenemos que hacerlo muy rápido y antes que OfferUp o Facebook. Llevábamos meses negociando esto. Es una buena noticia y parte del viaje, pero no el fin del viaje”.